Julio Robles Vergara

Julio Robles  Vergara

Julio Robles, debió permanecer ´580 días cumpliendo una condena por un delito que no cometió

Forma de Término del Caso: Recurso de Revisión

Región: Atacama

Fecha Inicio Causa: 05/01/2011

Fecha Exoneración: 14/01/2014

Nombre del Defensor: Renato González Caro

Exonerado Indemnizado: No

Causa del Error: Identificación Errónea

Verdadero Autor: No

Tiempo en Prisión Preventiva: 580 días

Julio Robles Vergara

Los Hechos

En agosto del año 2010, un sujeto asaltó un minimarket en la ciudad de Copiapó. El local era atendido por su propietaria y su hijo, este último habría logrado ver algunas características del sujeto antes que se diera a la fuga.
Una de las primeras diligencias realizadas por la policía fue exhibirle un set fotográfico a las víctimas, oportunidad en que éstas no reconocieron a ningún sospechoso. La policía elabora un nuevo set fotográfico incorporando esta vez la foto de Julio Robles, quien nunca antes había tenido contacto con el sistema de Justicia.

El juicio

Esta diligencia de identificación se constituyó en la única prueba de cargo en contra de Julio Robles, algo que resultó ser suficiente para el Tribunal Oral en lo Penal de Copiapó que lo condenó a cinco años y un día de presidio en junio de 2012. De nada le valió sostener incansablemente que era del todo inocente y que la situación que vivía correspondía a un error.

Vuelco en el caso

Nada parecía traer la esperanza de justicia para este minero de 35 años, pero la situación tuvo un vuelco radical, algo que Julio Robles siempre ha calificado como un hecho milagroso. En septiembre del mismo año en que Robles fue sentenciado, la víctima recurre a la fiscalía con el objeto de aclarar que cometió un grave error en la diligencia de reconocimiento, situación que quedó en evidencia cuando la víctima observó al verdadero asaltante en un supermercado de Copiapó. Pero querer corregir la situación y liberar a Julio Robles no fue tarea fácil y menos para éste que ya cumplía más de un año privado de libertad condenado por un delito que no cometió.

La víctima además de visitar a Robles en la cárcel y pedirle disculpas por lo ocurrido, recurrió a los medios de comunicación para explicar que la condena que afectaba a Robles era producto de un error basado en una diligencia de reconocimiento, pero la situación se mantenía con Robles condenado y encarcelado.

La defensa

Finalmente la Defensoría Penal Pública, tras estudiar los antecedentes del caso asumió la representación de Robles quien durante todo el proceso en que resultó condenado contó con defensa privada. El objetivo de la defensa era llevar el caso a la Corte Suprema de Justicia, presentando un recurso denominado acción de revisión, que buscaba demostrar la inocencia de Julio y revertir la dramática situación que afectaba tanto a él como a su familia. La meta no era simple debido a las altísimas exigencias de esta única herramienta contemplada en nuestra legislación para revisar la situación de personas que pudieron ser condenadas por error.

Pero en enero de 2014 la segunda sala de la Corte Suprema de Justicia, resolvió por cuatro votos a favor y uno en contra anular la sentencia del Tribunal Oral de Copiapó que condenó a Julio Robles y dictar una nueva, esta vez absolutoria, devolviéndole su libertad y corrigiendo así el error que había resultado del proceso de identificación.

Los ministros supremos señalaron que “Este tribunal ha llegado a la convicción de que Julio César Robles Vergara no es responsable de los cargos formulados en su contra, en calidad de autor del delito de robo con violencia (…) y se procederá, en consecuencia, a anular dicho fallo y extender el correspondiente de remplazo (…) Comuníquese lo resuelto, por la vía más rápida, al tribunal de primera instancia, con el objeto que dé orden inmediata de libertad respecto del mencionado Robles Vergara”, señala el fallo de mayoría.

Julio Robles, aguardaba la resolución de los jueces supremos en la cárcel de Copiapó, lo acompañaba su abogado Renato González Caro, jefe de la Unidad de Estudios de la Defensoría Regional de Copiapó, quien tuvo la misión de comunicarle la noticia de su libertad.
Consultado por la prensa, el magistrado Escobar que es quien estuvo a cargo de la lectura del fallo explicó que fue fundamental para el tribunal que “una de las víctimas, en un momento dado, reconoció que se había equivocado al hacer la denuncia, agregado a otros antecedentes, como que (Robles) era una persona que tenía trabajo estable, que ganaba entre 600 mil y 700 mil pesos y que sustrae 30 mil… que no tenía antecedentes penales. Todo eso consideró el tribunal”.
Julio Robles se desempeñó durante más de nueve años en una empresa minera de Copiapó, institución que siempre creyó en su inocencia y mantuvo las puertas abiertas para su reintegración laboral.

Ver Reconocimiento errado como principal causa de condena de personas inocentes.