Juan Manuel Romeo Gómez y Ana María Gómez Gallo.

Juan Manuel Romeo Gómez y              Ana María Gómez Gallo.

El jardín infantil de los acusados rayado tras las denuncias.

Forma de Término del Caso: Absolución

Región: Metropolitana

Fecha Inicio Causa: 10/06/2012

Fecha Exoneración: 15/07/2014

Nombre del Defensor: Carolina Alliende Kravetz y Gonzalo Hoyl Moreno (Juan Manuel) Mario Palma Navarrete (Ana María)

Exonerado Indemnizado: No

Causa del Error: Declaración Falsa

Verdadero Autor: No.

Tiempo en Prisión Preventiva: -Juan Manuel Romeo: 181 días más 230 días en arresto domiciliario total. -Ana María Gallo: siete días privada de libertad, 200 días de arresto total domiciliario.

 El 10 de junio de 2012 comenzó el caso Hijitus. Una historia que marcó la vida de Juan Manuel Romeo y su madre Ana María Gómez.

Él trabajaba como monitor de computación en el jardín infantil de su mamá Hijitus de la Aurora ubicado en Vitacura, cuando surgió la primera denuncia en su contra por un supuesto caso de abuso sexual infantil. Esta trajo consigo múltiples declaraciones en la prensa, de parte de los padres de la supuesta víctima y del abogado querellante, las cuales derivaron en la presentación de más denuncias y querellas contra ambos.

En total, se presentaron 96 querellas entre el 10 y el  22 de junio del 2012 por delitos de violación y abuso sexual infantil.

El 11 de junio de 2012 se decreta la medida cautelar de prisión preventiva en contra del imputado José Manuel Romeo Gómez, la cual que se mantiene por un lapso de más 230 días de arresto domiciliario total.

En noviembre del año 2012 se amplía querella y se acusa a su madre Ana María Gómez Gallo como cómplice. Ella, tras ser formalizada, quedó bajo la misma cautelar privada de libertad por 7 días sustituyéndose luego por arresto total domiciliario, situación en la que estuvo 200 días. Con fecha 12 de febrero de 2014 el Tercer Tribunal Oral en lo Penal de Santiago decretó el sobreseimiento definitivo de la causa respecto de Ana María Gómez Gallo basándose en la inexistencia del delito y la inocencia de la imputada.

Paralelamente la Fiscalía investigó las 96 denuncias, entrevistando a los menores, a sus padres y  solicitando informes médicos. Debido a los resultados de estas pericias, (ninguno de los exámenes físicos dio cuenta de actividad sexual) la Fiscalía decidió no perseverar en la investigación en 92 casos y el 9 de diciembre de 2013 se decretó el sobreseimiento definitivo.

En definitiva la Fiscalía decidió continuar e ir a juicio oral con cuatro casos, tres de abuso sexual y uno de violación en los cuales Juan Manuel Romeo fue absuelto por el Tribunal Oral en lo Penal basándose en estos argumentos:

 “(…)Juan Manuel Romeo Gómez en calidad de acusado privado de libertad, (es) inocente de los cargos imputados”.

“(…) en el tratamiento del caso  destacó una actuación profesional anti ética de un ex apoderado del jardín y ex funcionario de la Fiscalía que indagó los hechos, el abogado don Mario Schilling,  que propició una actuación colectiva, generada en el pánico, de un gran número de  padres  del jardín infantil, profesional que reiteradamente suministró información que no se condecía con la realidad a los medios, entre otras actuaciones,  desempeño que incluso es representado posteriormente por los padres que durante gran parte de la indagación lo tuvieron como patrocinante, pero que como quiera que sea validaron su desempeño;  arribando luego éstos  a  juicio, haciéndose de la prueba y adhiriéndose a la acusación fiscal, misma que como ya se dijo, presentó todas las falencias y contradicciones de que se da cuenta en el cuerpo de esta sentencia, evidencia y conducción  de la cual también son responsables los querellantes en cuanto ejecutores y validadores  de las acciones que trajeron a juicio a Juan Manuel Romeo Gómez en calidad de acusado privado de libertad, mismo que resultara inocente de los cargos imputados”.

En relación a las costas:

Respecto del Ministerio Público:

“La misma da cuenta de una probanza de cargo ineficiente, de un actuar carente de objetividad, de una conducción errática.”

Respecto de los querellantes:

“Nos encontramos en situación de haberse  revisado cuatro casos, tres de los cuales derivaron  de uno primero; casos en los cuales no se contaba siquiera con un sustento mínimo de inculpación, al contrario, lo que se tenía era manifiesta exculpación, siendo explícitos algunos de los padres, adultos responsables, en informar que iniciaron acciones legales por solidaridad, a saber, impuestos del primer hecho que les causó conmoción optaron por apoyar, o bien lo hicieron  por indagar alguna probabilidad de que a sus hijos les hubiera podido pasar algo semejante."

Recurso de Nulidad

Se presentaron recursos de nulidad los que fueron presentados por los querellantes, el Servicio Nacional de Menores y por el Ministerio Público.

La Corte por tres votos contra cero señaló que no era nula la sentencia absolutoria dictada por el Tercer Tribunal Oral de Santiago y condenó a los recurrentes a las costas del recurso.

También se apelaron las costas. A este respecto la Corte confirmó las mismas.

 

Otras observaciones del Tribunal

 • Lo mediático:

 “Entiende el tribunal que el fiscal debe referirse a la cantidad de reportajes realizados por canales de TV que destacan las imprecisiones de Alejandra Novoa, madre de la menor AIN en cuanto menciona que su hija tenía desgarros a causa de la acción del acusado no obstante constatarse su inexistencia, también respecto a que el acusado y otro profesor del jardín, se masturbaban frente a los niños, pidiendo posteriormente disculpas por el error; asimismo en cuanto a que el acusado tenía antecedentes penales anteriores o que había testigos de los hechos, entre otras”

• Respecto a la falta de objetividad en la investigación:

“Los antecedentes en que se sustenta la acusación claramente no se condicen con una investigación conducente”.

  • Respecto a la emotividad y sensacionalismo:

“La sobre exageración de los padres de las víctimas expresada en los medios de comunicación condujo a la opinión pública, a ojos y oído de un hombre medio, a entender que los niños del jardín Hijitus habían sido evidentemente abusados sexualmente por el acusado, entendiendo igualmente que había prueba que lo aseguraba. Antecedente que a juzgar también como hombre medio; de los que componen la opinión pública y no se exceptúan los apoderados del jardín; lógicamente provocare que aquellos que integraban la comunidad pre escolar quisieran saber si sus hijos habrían sido también afectados, sobre todo considerando que había un grupo de padres que lo aseguraban respecto a sus hijos y que un profesional ofrecía ayuda para esclarecer los hechos”

  • Respecto a los interrogatorios sugestivos de los padres:

“De esta manera se explica que iniciaran los interrogatorios sugestivos a los niños; como queda de manifiesto de la prueba rendida en audiencia; e incluso los trataren sicológicamente asumiéndolos víctimas y se hicieran parte de una querella solo por si acaso, como se infiere de los dichos de
(…) padre de [una niña], o por solidarizar como dice la (…) madre de (otro niño). Esto es lo que se entiende respecto a que la mediatización afectare la investigación”.