Samuel Osvaldo López Sandoval

Samuel Osvaldo  López Sandoval

Samuel López.

Forma de Término del Caso: Absolución

Región: Metropolitana

Fecha Inicio Causa: 03/01/2014

Fecha Exoneración: 23/10/2016

Nombre del Defensor: Yazmín Herrera Manríquez y Anaís Araneda Labra (DPP)

Exonerado Indemnizado: No

Causa del Error: Mala conducta de agentes del Estado

Verdadero Autor: No fue encontrado.

Tiempo en Prisión Preventiva: 1 año, 9 meses y 8 días (9/09/2014 al 17/06/2016)

BREVE RESEÑA DEL CASO:

Una pequeña niña de 7 años murió el 1 de enero de 2014 cuando una bala perdida le impactó en la cabeza. Este horrible hecho marcó para siempre la vida de su familia y también la de Samuel López, un maestro de cocina de 37 años de edad quien siendo inocente  fue acusado de disparar. La imputación  en contra de Samuel surgió luego de que una vecina, dueña de un almacén echó a correr el rumor de que lo había visto disparar, como una forma de celebrar el año nuevo a la salida de su casa en la Población Luis Matte de Puente Alto. 

 

Los rumores llegaron a los oídos de los investigadores y fue así como personal de la PDI le pidió que ratificara sus dichos y ella lo hizo, generando la detención de Samuel, quien pasó un año y nueve meses en prisión preventiva. Lo extraño ocurrió al llegar al juicio oral, instancia en la que la mujer dijo haber mentido en su testimonio.  Esto sumado a que no se encontró el arma, no se conocía la marca del cartucho ocupado, que el informe balístico no era concluyente sobre su participación y que tampoco existía prueba científica de que Samuel hubiera disparado un arma (residuos de pólvora) hizo que él fuera absuelto. A pesar de ello, el Ministerio Público decidió recurrir de nulidad. Esto hizo que finalmente se efectuara un segundo juicio, donde con las mismas pruebas Samuel enfrentó la acusación como autor de homicidio simple en la cual la Fiscalía solicitaba que fuera condenado a 7 años de cárcel.

 

La testigo clave volvió a decir que mintió en su declaración inicial prestada al personal de la PDI, según ella porque fue presionada por los funcionarios policiales. Así lo registró la sentencia del segundo juicio:

 (La testigo) señala que la policía le exhibe una declaración en un auto. Ella expresa que ella la firmó, que no la leyó, indicando: “y juro por Dios que no la leí.  Ellos me leyeron el papel y dije sí, sí, sí, sí, porque lo único que quería era salir de ahí…”

“Afirma que no vio a Samuel ese día, y agrega que no vio nadie de su familia afuera.  Se hace el ejercicio del artículo 332 del Código Procesal Penal, para efectos de superar una contradicción con su declaración prestada en Fiscalía con fecha 30 enero 2015, y lee: en ese momento vi harta gente en la calle, pero le llamó la atención que un joven a quien yo ubicaba desde que era chico, se llamaba Samuel, y que le dicen Samy, estaba en la calle al medio del pasaje Cinco Poniente. La testigo seguidamente y en forma inmediata señala pero es mentira. Precisa que no lo vio, indicando juro por Dios que no lo vi.  Al Fiscal señala que eso lo dijo, por la presión que le hicieron cuando declaró en el auto, fue por la presión que le dijeron que iban a involucrar a su familia, es una mentira lo que le dijo. Ella nunca vio al Samuel, nunca lo vio, lo jura por su hijo…”

“…Añade que trató de pedir ayuda, decir la verdad, le pedirá perdón al Samy,  todos los días de su vida, porque cometió el error más grande de su vida,  haber metido a una persona inocente a la cárcel….”

El Tribunal analiza esta declaración, para concluir “que no se trata de una testigo fiable”.

Luego de ser absuelto en  dos juicios, de haber perdido parte de su dentadura por ser agredido mientras estuvo en la cárcel como imputado de homicidio ( 1 año y 9 meses) y de haber sido estigmatizado por esta situación Samuel recobró su libertad y en la actualidad trata de retomar su vida.