Bernardo Solís

Bernardo  Solís

Bernardo Solís

Forma de Término del Caso: Sobreseimiento por Inocencia

Región: Valparaíso

Fecha Inicio Causa: 02/08/2017

Fecha Exoneración: 10/08/2017

Nombre del Defensor: Francisco Vildoso

Exonerado Indemnizado: No

Causa del Error: Mala conducta de agentes del Estado

Verdadero Autor: No.

Tiempo en Prisión Preventiva: 8 dias

Un colectivero de 72 años de edad fue acusado de abuso sexual infantil y sustracción de menores, pero era inocente.

La vida de Bernardo Solís Labrin cambió de un momento a otro el 2 de agosto de 2017 cuando fue formalizado y quedó en prisión preventiva como el presunto responsable de retener a una niña de 13 años y abusar sexualmente de ella en su vehículo de trabajo.

Esta detención se llevó a cabo a pesar de que en un inicio la descripción que la víctima daba de su agresor no correspondía a la de Solís. Ella dio cuenta de que su atacante tenía aproximadamente 50 años de edad, era de contextura gruesa y tenía el cabello negro. Solís tiene 72 años, es delgado y sufre de una enfermedad cardiaca que hace que su corazón tenga un 25% de funcionalidad.  Esto se suma a que la descripción del vehículo tampoco correspondía y a que testigos y una cámara de vigilancia sitúa el auto de Solís circulando por otro sector de Villa Alemana, lugar en el que se llevó a cabo el ilícito.

Tras pasar 8 días en prisión preventiva la Corte de Apelaciones de Valparaíso revocó la medida cautelar el 10 de agosto porque no existían antecedentes suficientes para fundar la participación del imputado. Finalmente el 14 de noviembre de 2017 se decreta el sobreseimiento definitivo solicitado por la defensa de Solís.

Denuncia entregada a la policía

La denuncia es el día 26 de julio de 2017 y en ella se indica, que concurre hasta la Sexta Comisaría de Villa Alemana la menor C.G.S.M junto a su abuela exponiendo: “Que el día de hoy, a las 20.30 horas llegó a su domicilio la menor la que manifestó que a las 16.30 horas salió del colegio y mientras caminaba en dirección a su domicilio se estacionó a su lado un taxi colectivo desde donde descendió un sujeto que la tomó fuertemente de los brazos el que tenía las siguientes características: era persona de sexo masculino, entre 50 y 55 años, de contextura gruesa y cabello negro. Él descendió del móvil y me obligó a subir al asiento delantero, para luego cerrar las puertas con seguro y trasladarse por diversas calles del sector”.  

Al día siguiente la menor concurre hasta oficinas del Ministerio Público y declara ante el Fiscal: A lo ya declarado en Carabineros agrega: “el colectivo era de la línea Wilson casi nuevo, tenía la patente en el vidrio, la patente empezada en VL y terminada en 32”.  Luego señala: “estuvimos desde la hora en que metió al auto, es decir como desde las 4 y media hasta las 8 de la noche dando vueltas”.  “Todo el tiempo traté de escapar, de hecho me lesioné la mano”. La joven agregó que: “En un momento subió un hombre ebrio al auto, a quien le comentó que me llevaría lejos. Permaneció en el auto como 30 minutos y se bajó en calle Manuel Montt. Yo estaba desesperada, gritaba, le daba patadas, no sabía qué hacer, no tenía mucha noción del tiempo. No pudo tocarme en otros lugares porque como yo pataleaba, se lo impedí”. 

Con los antecedentes ya señalados, la Fiscalía ordenó a la PDI realizar diligencias tendientes a esclarecer los hechos. Se empadronan los taxis colectivos de la referida línea, pero se omitió la referencia a las letras de la patente que señaló la víctima al hacer la denuncia (patente comenzaba  VL) y se investigó solo a los taxis terminados en patente 32 (Alrededor de 10 taxis colectivos de la ciudad). 

 Luego se indicó en el mismo informe que empadronó a posibles testigos con resultados negativos y que las cámaras de grabación consultadas no arrojaron registros. A pesar de que existía un video y también testigos. 

El informe indica que de acuerdo a la versión de la víctima: “el agresor correspondería a un sujeto de 55 a 70 años, pelo cano, con lentes para conducir, agregando que la marca o logo del vehículo mantenía tres triángulos.”

Se hace un set fotográfico y la menor “en compañía de su abuela” reconoce en un 100% a don Bernardo Solís cuyo vehículo tiene patente terminada en 32.  No hay constancia escrita de la nueva declaración de la menor.

Fundamentos del Tribunal para acceder a la solicitud de sobreseimiento definitivo por inocencia

1.-  La víctima indicó un vehículo que empezaba con las letras VL y terminada en 32 y la policía solo hizo parcialmente, solo se fijó en la terminación del vehículo que terminaba en 32.

2.-  Asimismo indicó que observó la patente porque estaba grabada en el [vidrio] del vehículo, éste periciada no da cuenta de la anotación de la patente dentro del vehículo.

3.- La víctima en su relato indicó que no pudo hacer abandono de este vehículo mientas era llevado el secuestro, porque el vehículo tenía cierre centralizado, que periciado el vehículo del imputado da cuenta que este no cuenta con cierre centralizado.

4.- La defensa indica que la fotografías puesta en conocimiento de la víctima fue una fotografía correspondiente al imputado hace 10 años atrás que no darían cuenta de su descripción física actual. Asimismo dado sus afecciones cardiacas que cuentan solo con el 25% de funcionabilidad del corazón, no sería posible ejercer mayor fuerza física y  lo que no es concordante con el relato de la víctima que indicó que opuso tenas resistencia.

5.- Asimismo y lo más importante que no es posible que el imputado se encontrara dos veces en dos lugares a la vez a la misma hora, toda vez que existen cámaras de seguridad que lo ubican a las 17.26 minutos en un lugar diverso de donde se estaban cometiendo actualmente los hechos, de acuerdo a la formalización de cargos del Ministerio Público, hecho que comenzó a las 16. 30 horas y que según el ente persecutor tuvo una duración de cuatro horas y este es observado a kilómetros de distancia trabajando a las 17.26 horas, lo que da cuenta la orden de investigar.

El tribunal estima que en esta etapa procesal para acceder a una solicitud de sobreseimiento definitivo por la causal establecida en el art. 250 letra b, debe existir para el sentenciador  que la causal esgrimida esté justificada de modo indubitado con plena certeza para su aplicación sin que sea plausible su controversia fáctica. En este caso estima este Juez que de acuerdo a los principios de la lógica y las máximas de la experiencia, una persona no puede encontrarse en dos lugares al mismo tiempo y atendido lo expuesto y los diversos antecedentes de corroboración periféricos de acuerdo a las pericias del auto, las fotografías que daría cuenta de 10 años atrás y lo más importante una persona no puede estar en dos lugares a la vez, lo que da cuenta de la formalización del Ministerio Público que fue a las 16.30 horas secuestro que duró cuatro horas y dando cuenta la investigación que al imputado se le observo a las 17.26 horas en Villa Alemana, para el tribunal aparece establecida claramente la inocencia del imputado por lo que se accede a la petición de la defensa y se decreta el Sobreseimiento Definitivo respecto  de Bernardo Segundo Solís Labrin, por el art. 250 letra b. del Código Procesal Penal.

La Corte de Valparaíso confirmó esta resolución.