Manuel Alejandro Cortes Herrera

Manuel  Alejandro  Cortes Herrera

Manuel Cortes.

Forma de Término del Caso: Sobreseimiento por Inocencia

Región: Metropolitana

Fecha Inicio Causa: 22/06/2015

Fecha Exoneración: 12/06/2018

Nombre del Defensor: Andrés Rojas

Exonerado Indemnizado: No

Causa del Error: Mala conducta de agentes del Estado

Verdadero Autor: SI

Tiempo en Prisión Preventiva: 4 meses y 25 días.

BREVE RESEÑA DEL CASO.

En Huechuraba sector norte de Santiago es asesinada una persona en venganza por un robo cometido en un local comercial del lugar.

Juan Carlos LLanquin tiene un almacén allí y acusó a la víctima de robar especies desde su local (versiones de los testigos discrepan en este punto).

Así, el día 20 de mayo 2015 alrededor de la medianoche, Juan Carlos LLanquin en su camioneta se acerca a una plaza donde bebían alcohol la víctima y sus amigos. Baja del vehículo junto a dos personas, una que portaba una escopeta y que amenaza a los presentes y otra que premunida de un cuchillo agrede a la víctima.

De acuerdo a un  informe de la PDI del 18 de junio 2015 todos los testigos presenciales (cuatro en total) coinciden en que es el propietario de la camioneta el que da la orden para que hirieran a la víctima. En el informe además estos testigos señalan que esa persona era Juan Carlos Llanquin y agregan que uno de sus acompañantes sería su hermano.

Mediante reconocimientos fotográficos la policía individualiza a los acompañantes como Freddy LLanquin y Manuel Cortes (hermanos de Juan Carlos LLanquin)

Estos últimos niegan participación en los hechos. El primero Freddy señala haber estado el día y hora de los hechos en Los Andes junto a su pareja. Por su parte, Manuel Cortes (hermano materno de los anteriores) señala haber estado tocando con un grupo musical en un evento en el sector sur de Santiago. Ambos entregan posteriormente información de al menos uno de los verdaderos autores, datos que no fueron adecuadamente investigados por la policía.

DETENCIÓN DEL IMPUTADO:

Se produce el día 21 de julio de 2015, en virtud de una orden de detención despachada en su contra como presunto autor de homicidio.

VERSIÓN DE LA DEFENSA

La defensa pública que asume la representación de Manuel Cortés plantea en la audiencia de control de detención que su representado es inocente. De hecho, ya en esta instancia aporta testigos, fotografías y grabaciones que acreditan esta versión, pero no son aceptadas.

Eran cinco los testigos que manifiestan desde el primer momento que el día y a la hora en que ocurrió el homicidio en la comuna de Huechuraba, Manuel se encontraba en una tocata de un grupo musical de Ska y Punk en el “Galpón Kultural” en la población San Ricardo de la Comuna de La Pintana entre las 22 hasta las 4 de la mañana del día siguiente.

Previamente durante el día, entre las 9 a 18 horas, había estado trabajando como educador social en el programa de prevención focalizado en la comuna de Lo Espejo

Esta versión no fue tomada en cuenta. De hecho Manuel Cortés solo presta declaración ante el Ministerio Público el 4  de diciembre de 2015.

Con fecha 01 de junio de 2017 el Ministerio Público decide no perseverar en la investigación  contra Manuel Cortés.

Una vez que esto sucede la defensa solicita el sobreseimiento definitivo, el que finalmente se concreta el 12 de junio 2018.

FUNDAMENTOS DEL TRIBUNAL PARA DICTAR EL SOBRESEIMINETO DEFINITIVO

“La causal invocada por la defensa es la del art. 250 b) que podría entender que exigiría un estándar un tanto superior en mi concepto a la de la ponderación de antecedentes incluso de absolución o condena porque si no se ha logrado debatir en un proceso controversial y ponderando la totalidad de la prueba, que habría sido lo ideal como se manifestó, lo que debe quedar manifiestamente claro ante un juez de garantía para dictar una resolución de esta envergadura es que apareciera del análisis claramente establecida la inocencia del imputado.

Es por eso que sostengo que es un estándar de tipo superior, ¿Será eso lo mismo que la duda razonable para absolver? Yo creo que es superior. Me parece que duda mínima razonable para absolver es un estándar de menor exigencia que el estándar para dictar un sobreseimiento que nos convoca.

Dicho eso, no obstante la mayor exigencia analicemos cuales serían los antecedentes existentes en la causa para arribar eventualmente a una petición que postula la defensa y me parece que el Ministerio público en virtud del principio de oportunidad realizó diligencias tendientes a probar la teoría exculpatoria consistente en que el imputado en el transcurso de la noche del 20 de Mayo de 2015 y en la madrugada del 21 de Mayo del mismo año no habría estado en el lugar de los hechos.

Concluyo en definitiva que la ponderación incluso con estándares más exigentes a la de un veredicto absolutorio en este caso y con estas particularidades SI ME PERMITEN ARRIBAR A LA CONVICCIÓN DE QUE MANUEL CORTÉS TENÍA IMPOSIBILIDAD ABSOLUTA DE TENER UN GRADO DE PARTICIPACIÓN MATERIAL EN LA EJECUCIÓN Y MUERTE DE la víctima, y compartiendo la solicitud de la defensa se dicta el sobreseimiento definitivo parcial por causal del art. 250 b)”. 

A pesar de esta determinación el Ministerio Público apela de la decisión de sobreseimiento definitivo del Tribunal de Garantía. Finalmente la Corte de Apelaciones de Santiago de modo unánime confirma el sobreseimiento el 30 de julio de 2018.

Fundamentos de la Corte de Apelaciones:  “Que la resolución que dispone el sobreseimiento definitivo parcial de una investigación penal, de conformidad a lo previsto en el artículo 250 letra b) del Código Procesal Penal -cuando el hecho investigado existe y es típico, pero en el no participó el imputado, siendo esta la situación que alega la defensa de Cortés Herrera en apoyo de su petición, se dirá únicamente que los diversos y disimiles antecedentes reunidos en la carpeta investigativa y que fueron considerados en el juicio penal respectivo y recogidos en la sentencia dictada sobre la materia, ciertamente tuvieron por establecido judicialmente que quien participó en el hecho punible no fue Cortes Herrera, circunstancia que de modo reflejo producirá cosa juzgada en cualquier otra investigación penal que quisiera instruirse posteriormente en su contra, motivo por el cual procede ratificar por esta razón, la petición de sobreseimiento definitivo.”

OTROS ANTECEDENTES

 - El verdadero autor Juan Carlos Llanquin fue condenado a la pena cinco años y un día como autor del delito de Homicidio.

- El imputado no tiene condenas.