Mecanismos de corrección de errores judiciales

Mecanismos de corrección de errores judiciales

Actualmente la Corte Suprema podrá revisar extraordinariamente las sentencias firmes en que se hubiere condenado a una persona por un crimen o simple delito, para anularlas siempre que se den los requisitos de que la condena haya sido ganada fraudulenta o injustamente.

A través de las normas en que regulan la revisión se pretende resguardar el fin de proceso del logro de la verdad real por sobre la garantía que entrega la cosa juzgada, haciendo el legislador primar excepcionalmente a la justicia por sobre la seguridad jurídica. De esta forma, la ley contempla la posibilidad de enmendar aquellas sentencias que aunque ya se encuentren firmes se han dictado erróneamente, condenando a personas inocentes.

Sin embargo, a pesar de su importancia, el recurso de revisión se aplica sólo respecto de algunas resoluciones y por determinadas causales. Es necesario que se trate de una sentencia condenatoria por crimen o simple delito y por causales determinadas expresamente, entre ellas, que una persona esté sufriendo condena por homicidio de una persona cuyo homicidio se compruebe después de la condena o cuando con posterioridad a la sentencia condenatoria, ocurriere o se descubriere algún hecho o apareciere algún documento desconocido durante el proceso, que sean de tal naturaleza que basten para establecer la inocencia del condenado.

Se establece entonces que se podrá anular una sentencia sólo cuando se comprueba que existen falsedades o fraudes y que ellos llevaron a un fallo condenatorio o cuando surgen hechos nuevos o elementos de prueba posteriores que afectaron la sentencia, la que se dictó con error.

La jurisprudencia ha sido en extremo restrictiva al momento de analizar recursos de revisión, estableciendo que la prueba nueva debe ser de tal entidad que baste para establecer la inocencia del imputado. Sin embargo, legislaciones compradas se orientan en otro sentido y como Proyecto Inocentes creemos que Chile debe avanzar de esa misma forma: que baste que existan antecedentes de que una sentencia se dictó con error y que dicho error pudo causar la determinación de la culpabilidad del condenado. Sólo así se resguardaría el objetivo de lograr una mejor investigación en el proceso, y en definitiva una mejor justicia.

Asimismo, el Proyecto Inocentes recomienda, en consonancia con las normas de muchos tratados internacionales que exista la posibilidad de recurrir de nulidad contra la segunda sentencia condenatoria, modificando así la norma del inciso segundo del artículo 387.