Mala conducta del Defensor

Mala conducta del Defensor

Se refiere a abogados negligentes, que no han realizado un trabajo adecuado a la complejidad del caso, lo que ha permitido la privación de libertad de su cliente. A modo de ejemplo, deberían encontrarse en situaciones tales como:

  • Defensor que no presenta las pruebas de descargo que le indica su representado.
  • Defensor que no estudia las pruebas de cargo, especialmente los peritajes, ni solicita las diligencias esenciales.
  • Defensor que no se entrevista adecuadamente con su representado.
  • Defensor con exceso de trabajo.